cine y musica portada

Rigoberto Jiménez y la música en la serie documental «Memorias del Cine Cubano»

por Kenia Rodríguez Jiménez
215 vistas

Desde hace varios meses se trabaja en la producción de la serie documental “Memorias del Cine cubano”.

Creada por la cineasta Patricia Ramos en la dirección general y el productor Humberto Jiménez, este compendio ofrecerá una panorámica de lo que ha sido nuestro cine a lo largo de seis décadas y su relación con otras artes.

Con la producción del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) y las productoras Mar y Cielo y Wajiros, esta interesante propuesta nos acercará, desde la visión múltiple de diferentes directores y en seis capítulos de 27 minutos, a la relación historiográfica del cine cubano con las artes, algo que no se había hecho antes y que abrirá caminos inéditos para el estudio y la investigación. Sin dudas, será una obra de gran valor patrimonial.

La serie “Memorias el cine cubano” contará con Ernesto Granados dirigiendo el capítulo dedicado a la relación del cine cubano con las artes visuales, Deymi DˈAtri con los carteles, Manuel Jorge Pérez con la danza, Rigoberto Jiménez con la música, Marta María Borrás con la arquitectura y Patricia Ramos con la literatura.

Fue un descubrimiento para mí

Rigoberto_JimenezRigoberto Jiménez, fundador y representante de la primera generación de la Televisión Serrana, es un galardonado cineasta cubano creador de innumerables documentales, así como del largometraje de ficción “Café amargo” (2015).

La música en el cine es uno de los temas más significativos en el amplio recorrido de nuestras producciones audiovisuales y, para suerte de Rigoberto, le correspondió abordar en esta serie ese histórico complemento que ha hecho vibrar a tantas generaciones de cinéfilos.

¿Cómo llegas a esta producción?

Llego por invitación del productor general de la serie Humberto Jiménez. Fue una propuesta inesperada y, al mismo tiempo, que agradecí mucho, ya que era muy importante ocupar mi tiempo dentro de la pandemia en algo creativo y que me motivara.

Había llegado a la capital después de cinco meses en la Sierra Maestra, en Televisión Serrana donde, además de protegerme y estar acompañado de mi familia y amigos, pude terminar un documental que había comenzado el año anterior e iniciar el rodaje de otro cuyo tema encontré allí; por lo tanto, ahora en la Habana corría el riesgo de quedar inactivo y enmudecer.

A pesar de ser una propuesta de trabajo, digamos que externa, muy rápido me involucré con el tema y comenzó a fluir muy bien todo el proceso de creación junto al resto del equipo.

Rigoberto_Jimenez

¿Tuviste la posibilidad de elegir el tema para abordarlo desde la afinidad?

Mi tema es el de la música en el cine cubano y no tuve la posibilidad de elegir, pero fue un hallazgo para mí.

Es un tema apasionante, es muy grande, enorme diría yo; por lo tanto, había que hacer un gran trabajo de investigación y selección.

Me sentí muy apoyado por mi equipo y por el equipo de la serie en general. Nunca había trabajado dentro del género documental con guionistas, pero fueron de mucha ayuda a la hora de decidir qué tratar dentro del tema y, sobre todo, resultaron un importante punto de apoyo en la investigación.

¿Cómo te sientes trabajando en esta serie y qué ha significado?

Ahora, que estoy en la fase de edición, siento que el tiempo pasó rápido, pero fue un proceso grande y bonito.

Me sentí valorizado, sentí que volvía a mi profesión y que me seguía motivando y apasionando. Además, siento que crecí, que aprendí, que creció mi grupo de amigos, que trabajé con profesionales y personas muy buenas.

Siento que mi respeto por los que hicieron y hacen nuestro cine es mucho mayor ahora y que los conozco mejor; y que, aunque uno no se da cuenta, ellos siempre están influyendo en la obra que uno intenta hacer desde estos tiempos.

Rigoberto_Jimenez

Como documentalista, ¿habías tenido la experiencia de trabajar en alguna otra serie?

Sí, en Televisión Serrana trabajé en la serie “El Amigo de siempre”, que hicimos en el año 2004 acerca del recuerdo que tienen los campesinos sobre el paso del Che por esa zona.

Quizás la hicimos con ingenuidad y bastante limitados en cuanto a la producción, pero con un nivel de entrega que hoy todavía, al pasar de los años, miro atrás y me parece enorme y hermoso lo que hicimos,  porque ha dejado una marca esencial para el buen hacer diario y también memoria de cosas difíciles y malas, pero que de todas formas curten el pellejo y el alma creativa a cualquiera.

Cada producción audiovisual impone retos, ¿cuáles fueron los de esta serie?

El principal reto fue poder encontrar un camino en el enorme océano que significaba el tema.

A primera vista me provocó un susto casi paralizador, pero después fue tomando forma y estructura, alma y corazón. Me inquietaba por saber cada día más sobre la relación del cine cubano con la música, y encontrar la manera adecuada de contarlo.

Lo otro ha sido trabajar, no solamente conmigo mismo, sino con un equipo que estaba siempre dispuesto a cualquier hora y decido a llevar el proyecto a puerto seguro.

Rigoberto_Jimenez

¿Primicia de futuros proyectos?

Uno trata de inventarse proyectos nuevos cada día, pero lo más concreto que tengo ahora es terminar el documental “El camino del agua” con la producción de Televisión Serrana.

También seguir laborando en mi segundo largometraje de ficción, del que no revelaré aún su título, que yo diría que está justo en un punto muy tentador, como para no dejarlo que se duerma dando vueltas en la cabeza.

Quizás te guste

Deje un comentario

* Al usar este formulario usted está de acuerdo en que manejemos sus datos para brindarle un mejor servicio desde nuestro sitio.

Este sitio usa cookies para mejorar su experiencia. Puede bloquearlas si desea. Acepto Política de Privacidad