Oración por el Cine Cubano

por Eduardo del Llano
3 vistas

Protege, Señor, al cine nacional, hazlo libre y no dependiente de permisos y sospechas, hazlo fuerte y no supeditado a cómo amanecieron las hemorroides de la Autoridad.

Concédenos la Ley de Cine que reclamamos, y abre las oxidadas entendederas de la Autoridad para que entienda que exigimos un derecho, no rogamos un favor.

Señor, ya puestos, concédenos también:

un ICAIC con centro en el cineasta y no en el funcionario;

un ICAIC donde la Autoridad esté siempre disponible y presta a ayudarte, y no reunida, de viaje o en un curso de Cuadros;

un ICAIC donde la Autoridad se atreva a plantar cara a la Autoridad mayor, si es necesario por defender la causa de los cineastas, y no se limite a transmitir y generar evasivas;

un ICAIC pequeño, no un ICAIC colosal, pero eso sí, tecnológicamente competente, que pueda promover nuestro cine de acuerdo a los requerimientos del mundo de hoy.

Si te resulta muy difícil, Señor, devuélvenos al menos el ICAIC de los años dorados, ese ICAIC de apasionados y soñadores, donde una delegación que viajaba a una Muestra de Cine estaba integrada por cuatro cineastas y un funcionario, y no al revés.

Permítenos, Señor, conservar nuestro palmito de talento. No nos dejes caer en la tentación de hacer sólo lo que esperan de nosotros, lo que vende; aléjanos de filmar exclusivamente la rabia y la contingencia. No te pedimos que fortalezcas nuestro amor al cine, porque mucho hay que amarlo para hacer cine en Cuba, y ni siquiera Tú puedes superar eso.

Señor, no te distraigas y mira pá cá, que te estoy hablando.

ayuno_y_oracion

Publicado el 7 de julio de 2015 en el blog www.eduardodelllano.com

Comentarios de Facebook

Quizás te guste

Deje un comentario

* Al usar este formulario usted está de acuerdo en que manejemos sus datos para brindarle un mejor servicio desde nuestro sitio.

Este sitio usa cookies para mejorar su experiencia. Puede bloquearlas si desea. Acepto Política de Privacidad